Estás totalmente distendido, allí donde estés, sentado, parado o acostado...
A tu alrededor todo es indiferente.
No tienes nada que hacer ahora.
A tu alrededor todo es indiferente.
No tienes nada que hacer ahora.
Presta atención, detecta dónde está el contacto con tu apoyo.
En los pies.
En los muslos, en las pantorrillas.
En el trasero.
Tómate tu tiempo.
Tómate tu tiempo.
Deja sencillamente que fluya.
No te resistas.
Concéntrate en ello y concentra toda tu atención en los ruidos que escuchas.
Concéntrate de manera absolutamente consciente en los ruidos que escuchas.
Escucha por una vez muy atentamente lo que oyes.
Y entonces préstale toda tu atención.
Ve hasta el fondo con esa conciencia, con esa atención.
Toma conciencia de ello, comenzando por los pies.
Las piernas, y sigue ascendiendo hasta tu trasero.
Así, tal y como es ahora.
Tu respiración y tu pulso.
Quizás sientas algún cambio.
Quizás estés sintiendo un ritmo
y sencillamente tómate tu tiempo para ello.